jueves, 27 de octubre de 2011

A salvo

Y entrenarme en el amor
mucho más cerca de mí
de lo que tú estuviste nunca.

Alquimista de mis pensamientos
en esta muchedumbre de ideas
que agota la paciencia.

A salvo de las caricias ingenuas
de dos adolescentes, y así me crezco
en otra página, con otro nombre
menos tuya.

3 comentarios:

María Blázquez dijo...

Me quedo, sobre todo, con los tres primeros versos. Me gustan mucho, su idea y la forma de expresarla. Nada como comenzar algo desde uno mismo y conociéndose a sí mismo.

La segunda estrofa me transmite eso, agotamiento, por la expresión "muchedumbre de ideas", y manipulación de la que hay que huir, por la expresión "alquimista de mis pensamientos".

He necesitado leer varias veces el poema hasta entender su conjunto, y creo que es porque habría que intentar darle más unidad, no sé, quizá con la puntuación, por ejemplo:

Y entrenarme en el amor
mucho más cerca de mí
de lo que tú estuviste nunca,
alquimista de mis pensamientos
en esta muchedumbre de ideas
que agota la paciencia.

A salvo de las caricias ingenuas
de dos adolescentes, me crezco
en otra página, con otro nombre,
menos tuya.

Me he permitido el lujo de sugerirte esto y de quitar el "y así" del octavo verso, pero es simplemente por que a mí me da más sensación de continuidad, de fluidez, y el final suena más contundente.
Son sugerencias con toda mi humildad y cariño.

Un abrazo.

Mila dijo...

Me parece bien, sólo que el alquimista soy yo, como el sujeto de las tres estrofas, yo me entreno, yo soy el alquimista, yo estoy a salvo. Y en tu redacción parece que el alquimista sea él. En la primera escritura la segunda estrofa iniciaba el poema, pero haciendo caso a Miguel Ángel pensé que atraía más la que he puesto, para enganchar al lector desde el principio. Creo acertado quitar el "así" incluso el "me". Voy a hacer una reconstrucción. A ver cómo queda.Bss.

tino dijo...

Me gusta tanto que la puntualización de lo adolescente (dos adolescentes) me reduce su sugerencias y protesto por ello. Si no se puede arreglar seguirá igual de magnífico. Gracias amiga