jueves, 27 de octubre de 2011

A salvo (3)

Y entrenarme en el amor
más cerca de mí
de lo que tú estuviste nunca.

Pretendo la alquimia
para ganar un pensamiento
que no agote mi paciencia.

A salvo de las caricias ingenuas
de dos adolescentes, me crezco
en otra página, con otro nombre
menos tuya.

8 comentarios:

Mila dijo...

Se admiten apuestas... Al final lo borro...

María Blázquez dijo...

No. Me gusta más la estrofa original o como lo ordenas en el 2. Quizá me quedaría con el 2 porque no da lugar a que se confunda a tu yo alquimista con otro.

Un abrazo.

tino dijo...

A mi me gusta este poema en todas sus formas y vueltas porque me demuestra que las palabras tienen ese punto de relatividad y de absoluto, ese toque paradójico que hace esto de escribir sea algo más que un divertimiento. escribir es un sufrimiento lento donde la poda es esencial. Desasirse de ello es complicado. Mi enhorabuena por conjugar tantas formas para expresar una idea. Un abrazote.

Mila dijo...

Mi paciencia síiii que se ha agotado, creo que entre la alquimia y la muchedumbre, que nunca construyeron una buena estrofa, en lugar de A salvo, el poema esta pidiendo a gritos ¡¡auxilio!!
No sé si podré borrar todos los fallidos intentos o mejor los dejo para reírnos un rato. Tino, lo de "más adolescentes"?... Sí es el mismo desastre.
Siguiendo los consejos de Manuel Romero lo voy a dejar en la nevera y espero que no se descogele ¡¡¡jamás!!!

Mila dijo...

Hacía tiempo que no me reía tanto, yo sola. ¿Cómo se llama el grupo ese sudamericano, o era el título de un poemario, el punto de libro que nos enseñó Bracelli en la última tertulia? Eso, ¡¡PUTA POESÍA!! Somos geniales.

Miguel Angel dijo...

Me lo he perdido, pero estas incursiones creativas y colaborativas de nuestro blog son fantásticas. Es una tertulia literaria on line, y Mila se ríe hasta de si misma. Gracias Mila.
Sabes que en la primera estrofa "zarandeas al lector", y a mi esto me gusta y me acerca al poema.
No sé si os pasará a vosotros, pero después de darles muchas vueltas a un poema y podarlo, al final lo pongo en el blog, y es como si saliera al escenario, y de repente eso que no vi en múltiples lecturas ahora lo veo, y en pocos minutos, incluso segundos, lo modifico en el mismo blog, a mejor claro. Será que el blog me ayuda a colocarme más como lector de mis poemas.
En fin Mila, gracias otra vez por tu valentía. Un abrazo.

Bracelli dijo...

Hala, hala, a tirar por la del medio. No sea tan exigente contigo misma, mejor que lo seas con nosotros que sólo sabemos poner "pegas" casi por entrenamiento. Este poema (en cualquiera de sus formas) no merece ser congelado, si no expuesto al escarnio o la admiración, cualquiera de las dos formas son un éxito...

Mila dijo...

Bracelli, tú siempre has sido muy solidario. ¡Con tal de no tirar nada! Muchas gracias por tus ánimos. Os quiero.