viernes, 2 de diciembre de 2011

Descubrimiento

El sol respiraba hondura tras la loma despoblada
el bosque amanecía de nieblas y silencios
sobre el cielo giraban las primeras cigüeñas
de un día recién nacido

Detuve la marcha para respirar el tenue
perfume de la vida renovada
y sentir sobre mi piel la húmeda plenitud
en el sosegado cauce del río

La luz comenzaba a vestir de verdes oscuros
las hojas de encinas y alcornoques
Sus troncos cobijaban la savia y la edad
de siglos de vigía y nostalgia
sobre la tierra un manto de yerbas tímidas
acariciaban mis pies de adolescente sorprendido

Retomé el camino desde el que se dibujaban
los tejados grises y la torre del campanario
Un viejo invierno aún dormía sobre la roca
de escarchas quebradas
y un conato de sosiego y alondras vespertinas
me hablaban de la vida desde el fondo
sencillo de todas las cosas.

5 comentarios:

Mila dijo...

Aunque la temática es muy repetida, también por mí, el poema desprende sosiego, paz, da gusto leerlo.

Bracelli dijo...

Gracias Mila. Es cierto que es un tema muy trillado, pero que querido traer aquí el poema porque lo escribí hace unos 30 años. Lo encontré rebuscando en los viejos escritos y me llamó la atención; no es algo que yo escriba ahora, pero tiene la frescura del principiante (o casi) y la ternura de lo inocente, frágil. Con sus defectos y sus cualidades merece salir ahora (después de tanto tiempo) al mundo, porque el mundo ha cambiado, tanto...

tino dijo...

Bonito reencuentro con las emociones vertidas en estos versos llenos de lirismo. No importa la carga de adjetivaciones lo que interesa son las motivaciones que llevaban a colocarlas con gran protagonismo: Porque las lomas no tienen por qué estar despobladas, ni la plenitud tiene que ser húmeda ni el cauce del rió sosegado...Pero era así y quitarlos sería como cambiar la sensación que originaron los versos:
Y porque emociona sentir la profundidad inmensa del sol sobre la loma despoblada y se enternece el sentir cuando observa ese entorno de sosiego que alcanza la orilla del río...Qué magnifico retomar aquellas primeras intuiciones en versos que el tiempo ha ido limando. Gracias Jose por acercarnos a esos brotes primeros de los que para nada tenemos que renegar, como ha hecho algún poeta...Un abrazote

Mila dijo...

¡Ah!,claro, no me pegaba teniendo en cuenta lo que escribes actualmente. Me alegro de que lo hayas sacado del cajón, esas palabras deben estar muuuuy contentas y yo tb por haberlas disfrutado. Bss.

Mamen Alegre dijo...

JM, el mundo ha cambiado y seguirá cambiando, pero este amanecer tan sugerente será válido dentro de muchos años al igual que podría haberlo sido hace otros tantos.

Un placer de lectura, tendrás que traernos más de entre tus viejos escritos.

Abrazos.