jueves, 8 de diciembre de 2011

Para disfrutar

Aquí os dejo otro regalo para los oídos y el corazón. (el vídeo es lo de menos, la música lo de más).

Ensombrece la luz este refugio
de nácar en las orillas del día
y sueño con veleros blancos
en las siluetas de un mar desconocido.


5 comentarios:

tino dijo...

Me ha encantado. lo había escuchado hace tiempo. Os dejo una pequeña biografía de los autores de esta música tan onírica:
Lévon Minassian, el nuevo maestro del "doudouk" (un instrumento de 25 à 40 centímetros de madera de melocotón). Nace en Marsella, ciudad donde la comunidad armenia está afincada y perpetua la memoria de su país perdido.En 1974, Lévon Minassian hace su primer viaje a Armenia. Tiene dieciséis años cuando aprende el doudouk . Volverá a Armenia muchas veces para aprender la música de los Maîtres. Para aprender con ellos: Je faisais de la mendicité de notes (he mendigado notas), recuerda. Un acontecimiento cambia su vida : Peter Gabriel le llama para participar en un disco. Conquistado por su música, Gabriel le pide que abra con un solo los conciertos de su tournée mundial, SECRET WORLD, en 1993-94.
Armand Amar, de origen marroquí nace en Jerusalen, conocido por la música de films (AMEN et LE COUPERET de Costa Gavras, VA, VIS ET DEVIENS, de Radu Mihaileanu, INDIGENES de Rachid Bouchareb...) además de la colaboración con un gran número de coreógrafos de todas las corrientes de la danza contemporánea (Peter Goss, Caroline Carlson, Pietragalla, Francesca Lattuada...).

Mamen Alegre dijo...

Para mí todo un descubrimiento.

Gracias José Manuel.

¿Y los versos? Háblame de esos versos.

Bracelli dijo...

Gracias Tino por la información detallada, a mí, particularmente me encanta Armand Amar, tengo varios de sus discos, y es una música que te acompaña muy bien en la creación poética.
Mamen me alegra que te gustara, e insisto, estos autores son excelentes y su música es muy sugestiva. Los versos son míos, así creados al aire de esa música, brotaron mientras ponía el post y me pareció curioso dejarlos ahí...

Miguel Angel dijo...

Gracias por compartirla.
Música que eleva el alma, mientras en la imaginación se saborea un amanecer o un paisaje fantástico.

Miguel Angel dijo...

La foto es muy sugerente. Las estrellas, un niño soñando con montar a caballo o con volar, y su fiel amigo el perro tumbado en una posición de cabalgar, aunque también destila tristeza, mucha tristeza de no poder llegar a lo inalcanzable, y a la vez quietud en una escena que tiene un contenido de movimiento. En fin, que se corresponde la foto con la musica.
Un abrazo.