sábado, 5 de noviembre de 2011

Un poema de hace, exactamente, cuatro años.


.
.
El significado de la tristeza


A menudo, evito el momento
en el que los colores se apagan,
cuando el gris se apodera de los objetos
y parece que muriéramos en el borde 
de la piel, mate e indefiniblemente turbia.
No, no es tristeza lo que siento
es la tensión que precede 
al desgarro del horizonte vencido,
es un pedazo de muerte que me visita
que se asoma con cautela a estos ojos cerrados.

Y rechazo el instante,
como si con ello pudiera
librarme del suspiro hueco
que anda vaciándome 
el pecho de aire,
en el tiempo en el que olvido
el significado de la tristeza.
.
.

5 comentarios:

Mila dijo...

Muy bonito Mamen, y qué bien le va la foto. Ese "desgarro del horizonte vencido", que debe ser otro muy diferente en nuestra playa interiro más personal. Gracias.

Bracelli dijo...

La tristeza no significa, normalmente, nada más que tristeza, y hay tristezas como colores, algunas hasta son necesarias y bellas, otras desgarradoras. Esta que nos anuncias es suave como ese mar fotografiado, y ademas no daña ¿no?. Hermosas palabras, buen poema. Gracias.

María Blázquez dijo...

Precioso Mamen, e inspirador. Me gusta lo que te leo, siempre me deja una sensación de que la poesía puede ir más allá.

Un abrazo.

Miguel Angel dijo...

Como decía ayer Ana Castillo: "la poesia es magia", y la tuya la tiene.
Me gusta bastante más la primera estrofa que la segunda.
Un abrazo Mamen.

tino dijo...

Me gusta este poema tanto en el fondo como en la forma. La forma de hilar los inicios de cada estrofa con versos que aluden a un crecendo intencional, es decir el yo poético empieza por evitar y termina por rechazar. Me parece algo más que sugerente. Después, el contenido existencial tan cercano a nuestras experiencias cotidianas donde la muerte es la eterna compañera y la tristeza "el genio" que la detecta. Muy interesante. Gracias por estos versos tan bien ordenados y equilibrados. Gracias por las sensaciones agradables que provocan, es como una mano cercana que consuela el dolor quebrado de todos los días. Gracias poeta.