miércoles, 16 de noviembre de 2011

La mujer

Se asoma la mujer por el silencio
al interior de las estatuas
que duermen todavía en los armarios.

La húmeda virtud desaparece
en este ascender de la tristeza
oculta en el rubor
esclavo disoluto de sus pómulos.

Se asoma a la verdad del roble
en un lecho de sigilos y lujuria
tan débil y frugal como los pájaros.

4 comentarios:

Mamen Alegre dijo...

Metáforas como mujeres: asomarse por el silencio al interior de estuatuas que duermen en el interior de armarios, el ascender de la tristeza y toda la última estrofa.

Un placer deslizarme por tus versos Mila.

Y un beso.:)

Mila dijo...

Gracias, muchas gracias Mamen. Besos Mil-a

tino dijo...

Me gusta esta forma de describir en versos esa forma, no curiosa, de descender a la esencia del ser. El primer asomo es desde el silencio, desde esa propiedad contemplativa y solemne que sólo la mujer posee; el segundo, está en la última estrofa subrayando la fuerza con ese símil del roble. La estrofa central contextúa una forma interesante de los miedos?
Me ha gustado mucho.

Mila dijo...

Bueno, la segunda estrofa tiene que ver con el paso del tiempo en la mujer y la pérdida de algunos aspectos muy femeninos, qeu no se pierden pero sí cambian, evolucionan... Gracias pro vuestros comentarios, me ayudan mucho, de verdad, nunca me sentí tan atentamente escuchada. Bss.