viernes, 22 de julio de 2011

Apología de tu cuerpo

Tus piernas
tus largas piernas
las infinitas extremidades
que te sostienen firme
sobre la tierra herida
por tu sombra

Tus brazos
tus cálidos brazos
raíces de tus manos
lugar dónde se refugia
la incertidumbre

Tus labios
tus breves labios
la huella de tus besos
dentellada feroz
que me protege
de la tristeza

Tu voz
el eco afortunado de tu voz
mi nombre en tu boca
las palabras que guardas
en tu lengua
la risa que nos alumbra
de ternura

Tu mirada
tu profunda mirada
el pozo insondable
de tus ojos
el lugar dónde quiero
habitar para siempre

Tu corazón
¡Oh! tu corazón
el indomable guardián
de tus silencios

7 comentarios:

María Blázquez dijo...

Delicado y sugerente, aunque, quizá, yo habría usado para el título la palabra "apología" antes que "mitología".

Un abrazo.

Bracelli dijo...

María, tienes razón. No encontré la palabra precisa, pero me has resuelto el dilema. Gracias

María Blázquez dijo...

Gracias a ti por considerar mi sugerencia, je,je...

Un abrazo.

Miguel Angel dijo...

Me gusta. Tiene imágenes muy originales: sobre la tierra herida de tu sombra,
raíces de tus manos.
Quizás, es una opinión personal, debes huir de hipérboles o exageraciones demasiado grandes: infinitas extremidades, dentellada feroz, pozo insondable, es una apreciación como lector.
Un abrazo.

Bracelli dijo...

Gracias Miguel Ángel, tomo nota de tus apreciaciones de lector, pero... esas exageraciones tienen su sentido y necesidad, si las quitas hay cosas que se pierden... al menos es mi apreciación de autor, pero ya se sabe (lo de la paja y la viga). Un saludo.

Mamen Alegre dijo...

Bello, muy bello. El recorrido por el cuerpo del ser amado, un tema vital y agradecido.

Disfrutado :)

Abrazos que me das envidia. Ahora que yo agoto mis vacaciones, leo que las tuyas empiezan. A mí no me dirijas la palabra hasta que no vuelvas. :D

Bracelli dijo...

Gracias Mamen, siento que acabes las vacaciones... pero no que yo las comience, intentaré no hablarte..., peo si escribirte. Besos.