sábado, 2 de julio de 2011

Ahí va otro de los que no os gustan. Un abrazo.

AQUEL DÍA TOCABA VIAJAR.

A un lado lunares sobre un vestido
de vuelo, a otro una goma del pelo 
una gorra y un pañuelo.

Cuando yo le miraba,
él  me abría la puerta 
del coche, con una sonrisa y
un olor a madrugada fresca.

Cuando la  emoción baila y
los lunares juegan con el vuelo,
una mano sobre mi rodilla,
la otra en el volante,
nos vamos de viaje.

Cuando las agujas no apuntan
 a ningún sitio, ni si quiera
al olvido, porque todo está
por venir, el tiempo está
perdido, y nosotros nos
vamos de viaje.

4 comentarios:

tino dijo...

Son muchas imágenes las que colocas en el poema. Tienes que dejar algo para el lector... Retomando tus versos y podando el poema, cabe la posibilidad de contar algo y sugerir, con las propias imágenes,una historia. Así, en dos estrofas:


Un vestido de lunares,
una goma del pelo
y una gorra.
Le miro
y me abre la puerta
con olor a madrugada.

Juegan los lunares
con el vuelo.
Una mano en mi rodilla,
la otra en el volante.
Cuando las agujas no apuntan
a ningún lugar nos vamos de viaje.

espero que no te disguste este desarreglo de tu escrito. Bueno, sé que me das permiso. Un abrazote y sigue...que nos, me gusta que te empeñes en escribir.
Con admiración. Tino

Bracelli dijo...

Me voy a permitir ser más duro que Tino (y lo siento mucho, pero creo que es necesario ¿verdad?)

Miguel Ángel, a la poesía hay que ponerle algo de alma y mucho de experiencia propia (aunque pueda parecer que no es así), y a este poema le faltan las dos cosas (a no ser que me hayas cambiado de sexo en estos días). Yo creo que puede dar para un cuento breve añadiendo algún desenlace, pero poesía... no se, no lo veo.

Espero que no te enojes por esto, sólo intento ayudar dentro de mis limitaciones, claro. Así que puedes mandar estos consejos a la basura y no pasa nada tampoco ¿vale?. ¡Ah! y por ello no debes dejar de seguir intentándolo, tienes capacidad de sobra para conseguirlo. Un saludo y que estés disfrutando de las vacaciones.

Miguel Angel dijo...

Un abrazo a los dos, compañeros.

Mamen Alegre dijo...

Vuelves a utilizar el tiempo perdido, los lunares y los vuelos del vestido, me gustó más en el otro poema, pero se trata practicar y practicar. Ánimo.