martes, 5 de julio de 2011

DE LOS ARBOLES DE LAS CIUDADES

Sobre sus corazones llueven
aceites de flores desgastadas,
en los troncos resbalan
lagrimas de sal negra.

De los árboles cuelgan
boca abajo,
rodillas y codos.
Ramas arqueadas
tensan la corteza,
la savia roja,
de zinc los días.

La tarde suda los burdeles
de Wall Street,
desde allí se ven árboles adornados,
pero pronto las raíces reventarán
el asfalto de limusinas.

5 comentarios:

tino dijo...

Vamos mejorando. Pero cuida las adjetivaciones. Estas, con exceso, hacen relamidos los versos.
Este poema me gusta. Volveré con calma. un abrazo

María Blázquez dijo...

Bonitas metáforas, te ofrecen la posibilidad de imaginar lo que describes de una manera personal. El final es el que me ha pillado un poco por sorpresa, como si terminases de golpe o con prisas el poema.

Un abrazo.

Miguel Angel dijo...

Hola Tino, hola Maria. Ya sabes, a veces la poesía es hermética.
Este poema se refiere a insensibilidad de wall Street a la crisis, y como los millones de personas que se han quedado sin trabajo y sin casa sufren con sangre la crisis financiera, mientras ellos siguen consumiendo coca, prostitución de lujo, yates, y siguen enriqueciendose a costa de todos los demás.
Los que cuelgan de los árboles de las ciudades son los desalojados de sus casas.
En fin, yo soy mas positivo y vital, pero ya sabéis que me gusta probar nuevos estilos.
Un abrazo para los dos.

Mamen Alegre dijo...

Fantástico MA, metáforas impactantes y a la vez hermosas. Destaco "llueven aceites de flores desgastadas" y "ramas arqueadas tensan la corteza,la savia roja, de zinc los días"

Genial.

Miguel Angel dijo...

Muchas gracias Mamen.
Un abrazo.