lunes, 9 de noviembre de 2015

Estado de sitio

Nada, mientras no estabas.

De las ondas solitarias del agua
nacen vacíos, hijos del silencio.
Del suelo despoblado
emerge la indolencia del que aguarda.

Nada, mientras no estabas.

3 comentarios:

José Manuel Vivas dijo...

Excelente María... tan breve y tan extenso... tanto dicho y que bien. Nunca hay nada si algo debe acontecer... Siempre estará el aviso de una ocupación futura o pasada... Besos

Faustino Lobato dijo...

Magníficos versos que encuadran el poema y hablan de la ausencia con mayúsculas con ese "Nada, mientras no estaba". El nudo del poema me lleva a esa idea de la soledad y el silencio con apariencia de vacío y vigilia ante el desamor. Lo que siento con fuerza es el hecho de la indolencia en aquel, desamado, que aguarda a que lo vacío se llene, o que el silencio se despeje con la palabra, o lo despoblado recobre el vigor de la presencia. Indolencia, es una actitud muy fuerte y negativa y hace pensar en todas nuestras estúpidas indolencias.
Enhorabuena poeta.
Un abrazote.
Tino





Nada, mientras no estabas.

María Blázquez dijo...

Gracias, compañeros. Me habéis entendido a la perfección, he visto cómo captabais las ideas profundas, las principales: la nada antes de que acontezca lo añorado; la indolencia del que sabe que no tiene más remedio que esperar...

Abrazos, queridos amigos.