lunes, 9 de junio de 2014

El legado de la tormenta (I y II)

I

Vuelvo al principio púrpura,
recupero el sentido de las horas.
No tirito por canciones con nombre
ni censuro mis letras,
hoy regreso al inicio de la vida.


II

Estoy ebria de música,
de la indemnidad que se ofrece a mí.
Navego entre el asombro y la cordura.
Mi aliento ya es bahía
de resacas antiguas
que ni se acuerda de echar hacia fuera.
Soy tierra vuelta cabo,
me sumerjo en las aguas
donde desemboca la luz intrépida
de todo entendimiento.
---
Besos a todos, queridos amigos y compañeros.

2 comentarios:

Faustino Lobato dijo...

Preciosos versos. Un gusto leerte. Gracias por animar este blog con tus letras. Un abrazote. Tino

María Blázquez dijo...

Gracias a ti por estar siempre ahí.
Un abrazo fuerte.