domingo, 15 de enero de 2012

Un instante delicioso

.
. 
Nadie me informó de tus misterios cuando naciste. Revelado el secreto de estas alas, inspiro y retengo el aire, el instante es delicioso. El dejarlo salir alivia la inocente herida que mejora auxiliada por la normalidad de la mañana. Aminoro el vuelo de mis pensamientos y me poso en un abrazo. Un rastro de plumas me acaricia, pero agradezco el bálsamo  del suelo que nos sostiene.
.
.

4 comentarios:

tino dijo...

La ternura escrita. Me ha gustado. No sé si la foto tiene que ver porque imagen y escrito forman un maridaje perfecto.
Un abrazote

Mamen Alegre dijo...

Gracias Tino, y sí, la imagen inspira el texto. La saqué este verano y no nos dimos cuenta hasta que no ampliamos de que una gaviota volaba en ese preciso instante sobre la cabeza de mi hija Celia.

:)

Bracelli dijo...

Mamen, como siempre ternura en puro estado poético "...el bálsamo del suelo que nos sostiene"

María Blázquez dijo...

¿Tu hija Celia? ¡Creí que eras tú!

El texto, Mamen Alegre en estado puro, un bálsamo.

Abrazos.