lunes, 22 de agosto de 2011

Pido la paz y la palabra - BLÁS DE OTERO


Siempre gusta leer esa honda poesía social de los grandes y Blás de Otero es uno de ellos. Aquí dejo estos versos para degustarlos. Que disfrutéis.



Aquí tenéis, en canto y alma, al hombre
aquel que amó, vivió, murió por dentro
y un buen día bajó a la calle: entonces
comprendió: y rompió todos sus versos.

Así es, así fue. Salió una noche
echando espuma por los ojos, ebrio
de amor, huyendo sin saber adónde:
a donde el aire no apestase a muerto.

Tiendas de paz, brizados pabellones,
eran sus brazos, como llama al viento;
olas de sangre contra el pecho, enormes
olas de odio, ved, por todo el cuerpo.

¡Aquí! ¡Llegad! ¡Ay! Ángeles atroces
en vuelo horizontal cruzan el cielo;
horribles peces de metal recorren
las espaldas del mar, de puerto a puerto.

Yo doy todos mis versos por un hombre
en paz. Aquí tenéis, en carne y hueso,
mi última voluntad. Bilbao, a once
de abril, cincuenta y tantos.


2 comentarios:

Mamen Alegre dijo...

"yo doy todos mis versos por un hombre
en paz."

Grande Tino.

Gracias por el enriquecimiento.

Abrazos a todos.

Bracelli dijo...

El gran Blás de Otero, cuantos recuerdos me trae este poema magnífico, tiempos de revuelta juvenil, de aprendiz de poeta, de amores ocultos... en fin de un tiempo de descubrimientos. Gracias Tino por traerme un retazo de aire fresco en el recuerdo. Grande Blás, grande...