lunes, 21 de diciembre de 2015

Rescatando poemas de lluvia 2

Digo que  corro por no mojarme

pero es mentira.

Las palabras que pasean 
como hormigas por mi vientre
me ahogan y me vuelven incómoda,
extraña.

Y me miro de los pies al pecho
por si algún signo me delatara.

               El temblor es imperceptible
interno como un pasado oculto,
como las arterias de los ojos.

Y corro,
               y digo que corro por no mojarme.

Otra vez la lluvia
pidiéndome adentros,

como si yo pudiera entrar en mí
cada vez que ella me llueve.


                                                                                          Mamen Alegre

2 comentarios:

María Blázquez dijo...

¡Me encanta, Mamen! Y, además, veo tan bien las ansias del poeta... Me encanta. abrazo.

Faustino Lobato dijo...

Digo como María, que uno queda como encantado ante tus versos. Desde una aparente sencillez se revela la solemnidad de la metapoesía, la esencia del poeta que tienes dentro.
Un abrazote.