lunes, 5 de noviembre de 2012

CIELO SIN ALAS

Una gota de sangre
Una gota de semen
Una gota de agua
Un rayo de luz
Una bala

======================

Silencio y nubes
Gente que pasa
Lluvia y asfalto
Cielo sin alas.


=======================

Coge un puñado de tierra
Una rama de olivo
Un reflejo de sol
Y el agua que te quepa entre las manos
Ése soy yo

4 comentarios:

María Blázquez dijo...

Contundente. Lo que más me gusta es la última estrofa, buen remate.
Un abrazo.

Trinidad Ródenas Alcón dijo...

Así eres tú: vida. Vida con sus luces y sombras. Un abrazo.

José Manuel Vivas dijo...

No sea mentiroso, eres más que un puñado de tierra o un beso de agua... más bien el árbol, la luz y las sombras, toda la tierra, el agua entera...Y no protestes...

tino dijo...

El primero tiene ese punto descriptivo de una pócima mágica. El realismo esencialista en estado puro; el segundo, son un colage magnífico que te devuelve a la cotidianidad abrumadora; el tercero, un pelín imperativo con ese comenzar de "coge" que obliga a hacer sin replicar lo que dice, vuelve a la mezcla de los elementos, pero esta vez no para una pócima, como el primero, sino para algo existencial. Estos elementos vitales: la tierra, el "aceite"/ alimento, el sol, el agua forman la realidad del yo poético.
Me gusta. Enhorabuena. Una brazote. Tino