domingo, 18 de septiembre de 2011

Mientras

Tarda la palabra,


tarda.

Ha dejado de doler
la espera.

Su voz, guardada
como semilla en el surco.

Mientras,
                         el otoño;

para que pasen cosas
y se queden.
..

10 comentarios:

Miguel Vivas dijo...

Sencillo, claro y conciso. un saludo!

María Blázquez dijo...

Cada estación da la entrada a nuevas cosas y cada palabra, cuando llega, trae nuevos sonidos y sentidos.
Bonita y profunda reflexión. Además, para mí, en este caso, la brevedad es un plus.

Un abrazo.

tino dijo...

Magníficos versos enmarcados en la poética del silencio, en esa estrofas cortas tremendamente sugerentes. Me ha gustado todo. Gracias por compartirlo. Un abrazote.

Miguel Angel dijo...

Hola Mamen. Me alegro de leer algo tuyo.
Otra vez estas innovando, consigues que aguantemos la respiración cuando leemos estos versos, porque con tu diseño cuidado de espacios entre versos consigues un ritmo muy relacionado con la temática del poema.
El ritmo parece como una escalera por donde caen, en una cascada muy lenta, sucesiones que se encadenan por destino u orden natural.
Y las palabras que utilizas están vivas, escogidas con mucho mimo y dedicación.
Me ha encantado.
Enhorabuena. Un abrazo.

Antolín Amador Corona dijo...

El otoño es la más paciente de las estaciones.
Saludos.

Mamen Alegre dijo...

Gracias a ti Miguel por tu sencillo y hermoso comentario.

Mamen Alegre dijo...

Querida María, lo podé y lo volví a podar, como se hace con los árboles en otoño. Y quedó breve.
Gracias por regalarle un plus. :)

Un beso

Mamen Alegre dijo...

Querido Tino, aprecio mucho tu comentario en este poema que intenté fuera diferente.

Un abrazo.

Mamen Alegre dijo...

Con mimo lo leíste Miguel Ángel. Gracias por el trato que le das a todo lo que lees en este lugar que cada vez me pareace más grande.

Un abrazo

Mamen Alegre dijo...

Un abrazo querido Antolín. Grandes recuerdos me trae tu comentario, y también el reconocimento de tu poesía que siempre me gusta, que nunca me defrauda.